El galán

Aquel día Uglu Virtanen tenía que morir. La muerte no faltó a su encuentro. Secretos de ultratumba, la muerte era enamoradiza. Se prendó de Uglu Virtanen y hubo correspondencia. Vivieron su amor. Obviamente aquella dama no podía eludir su naturaleza lúgubre. En su desesperación, la triste enamorada urdió su desenlace. Se suicidó para no sacrificarlo. Cuando Uglu Virtanen se enteró, intentó matarse, pero fue incapaz puesto que la muerte yacía sin vida.