Clausura de amor

Una monja come despacio un potito.
Los albañiles retiran el andamio al altar.
La superiora echa números.
Despediría, en nombre de, por obra de, a muchas.
Ya no por dentaduras ni por capillas.
No están en el convento para el retiro.
El potito es amor trituradito.
Pastas y mazapanes, muchas pastas y mazapanes.
Hay que comercializar tanto amor.
Vivimos una era sexualizada.
Falta esa clausura de amor.
Es un nicho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .