Autobombo (2)

Dos jóvenes, con sus fantasmas y fantasmadas, en «La noche de la que hablaremos». Una amante ante otra amante en «Mi vida como araña». Un contratiempo soviético en «El vodka como estereotipo». Los nervios de un diseñador con el teletrabajo en «Inmejorablemente imperfecto». El paciente frente a su amor platónico en «La cosificación». Un hito prehistórico en «Una historia sobre la prehistoria». El huerto urbano como escapatoria en «La moda es el desapego de lo inmediato». La ludopatía anónima en «Patricia no se llama Patricia». Los hijos como excusa para la avaricia en «Tosidos falsos». Un trayecto de veinte relatos breves con parada en veinte rinconcitos inigualables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .