Tomás y el hámster gafe

La respiración de Tomás se aceleró al encontrarse ante el baúl que no debía abrirse, incluso si ya estuviese abierto, porque jamás habría ni de tocarse. Hasta ese punto, Tomás había saqueado su propia casa poniendo todo patas arriba. Abrigos por aquí, pelotas de tenis a los pies de la jaula de Atila, manzanas fuera del frutero, yogures sobre la vitrocerámica. Un desastre. Había revuelto armarios, estanterías e incluso la mesita de noche de su padre. Mucha agitación. Se había subido a la encimera para alcanzar los cajones superiores de la cocina. Tomás bien pudo haberse caído y romperse el fémur, pero había pensado que el peligro era mínimo, pues Atila, que era su hámster gafe, seguía en su jaula.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .