El sereno

Aquella noche Uglu Virtanen ajustaba la iluminación, la protección e incluso la estabilidad atmosférica del municipio. Según sus actos, la luz se hacía o se desvanecía. Según su ruta, los malhechores eran ratones repulsivos o leones imponentes. Según sus rezos, el tiempo meteorológico se configuraba. Uglu Virtanen releyó su contrato laboral. Tenía que haber una errata. Ponía que era un sereno en vez de un semidiós.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .