El cervecero

Aquel día Uglu Virtanen respiraba el aroma de lúpulo en su taller artesanal de amargor cervecero. Uglu Virtanen efectuó la primera cata. Con aplomo, empapó sus labios con el espesor de una pinta. Se cercioró de su alcance. Tomó dos pintas más. Su textura embriagaba. Tras estas dos, vinieron cuatro. Saboreaba la panacea. A estas cuatro, las siguieron ocho. Estaba convencido de que la tenía que comercializar. Uglu Virtanen prosiguió con su ingesta hasta consumir toda la producción. A cada trago, sin embargo, estaba más decidido a compartirla con sus coetáneos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .