El ascensorista

Aquel día Ernesto Julca tenía bajo su custodia un ascensor. No descuidó a los usuarios. Anotó cada subida y el conjunto de bajadas. Todos avanzaban hacia la cúspide en una peregrinación quimérica. Una travesía que desafiaba la naturaleza humana, esto es, la propensión silenciosa que nos inclina a la tierra en vez de al cielo. Por tanto, el ciclo sólo podía acabar con un descenso ulterior. Una vuelta, en palabras de Ernesto Julca, al inflexible reglamento gravitatorio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .