El ocioso

Aquel día Ernesto Julca estaba exento de todo quehacer. Pensaba mucho. Obraba dentro de las fronteras del ocio. De repente, afirmó que podredumbre era un vocablo difuso. Pareciera que siempre estuviera mal escrito. Daba igual que se deletrease con corrección. Era, por tanto, la palabra incómoda que describía la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .