El florista

Aquel día Ernesto Julca había instalado su tenderete en la rotonda del cementerio. Nadie consideraba sus ofrendas florales. Ernesto Julca no se extrañaba ya que en aquel cementerio no yacían personas. Sólo se encontraban las tumbas de la dulzura, la tolerancia y todas esas cosas que cuando no se tienen, no se lloran.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .