Mi acceso al funcionariado (2)

Había sofocado un fuego tras otro. Había estudiado duro durante un tiempo razonable. El primer ejercicio se acercaba. Era un test. Poco antes del día señalado, sin embargo, una idea me carcomía. No avanzaba en mi último repaso. Estaba en la biblioteca, como tantos otros días, pero me sentía extrañamente incómodo. Consideré todas las preguntas que desconocía. Las reuní y me imaginé un test con todas ellas. Aunque era una suerte suficientemente mala y parecía improbable, no terminaba yo de estar contento. Pretendía ser el mejor agonías y hundirme dramáticamente en mi miseria. Así que fui más allá y dejé volar lo peor de mi creatividad. Supuse a la vez, que ese examen imposible lo resolvían tranquilamente el resto de opositores. ¿De verdad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .