El sacerdote

Aquel día Ernesto Julca ofició una misa. Cuando terminó, comprobó que el cepillo albergaba un céntimo solitario. Sin disgustarse, agujereó el bolsillo de su pantalón e introdujo la moneda. La limosna se precipitó al suelo. La recogió. Iteró el proceso unos cuantos millones de veces. Entonces detuvo el bucle. Estaba complacido. Había ingresado un sinfín de euros. No era el algoritmo. Era la fe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .