La compensación

Cien metros al este, las tumbonas se pringan con protectores solares. Cuatrocientos kilómetros al noroeste, los madrileños van por el tercer café de la mañana. Uglu Virtanen jamás ha cogido el metro en hora punta. Para su regocijo, Felipe II se llevó su Corte fuera de Toledo. Los toledanos perdimos historia, pero ganamos sosiego. También veraneamos en el Mediterráneo, pero con otro grado de necesidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .