Las canas no son para luchar

Era joven,
con alguna cana precoz,
pero todavía joven.
Luché,
como si me fuese la vida,
que me iba.
Me dejé la piel.
No tanto por un sueño,
yo no tenía sueños.
Costó, me costó.
Las canas invadieron mi barba,
incluso mis fosas nasales.
Ahí tiré mi juventud,
pero lo logré.
Sin embargo, lo logrado no me llenó
y pasé al otro extremo.
Más calvo que cano,
quedé vacío.
Si hubiese tenido un solo sueño.
Si hubiese luchado por él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .