La decisión

«¿Las doce? ¡Me dormí!». Pablo salta. Comienza a vestirse. No se ha calzado sus Fluchos, cuando sumerge los Frosties en la semidesnatada del Hacendado. Una primera cucharada, una segunda, un sorbo al Nespresso, una tercera, una pausa, se detiene. «Poco importa. Si algo no tiene solución, no hay preocupación que valga». Recoge el desayuno. Vuelve a la cama, pone el iPhone en modo avión y se encomienda a Morfeo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .