El novelista

Aquel día Ernesto Julca ultimaba la corrección de sus páginas en blanco. Ninguna palabra, ninguna restricción. Serían los lectores, de este modo, los que formularían el relato. Ernesto Julca pretendía azuzar, tal vez acompañar, pero jamás guiar. Se reservaría, con todo, la autoría de la obra. Ernesto Julca cedía la potestad creativa, pero no así los derechos de explotación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .