Lo aprendido

Íbamos a «San Pavo» a ver la «nueva pota», pero mi padre dio un volantazo y nos plantamos en Madrid. Se entrevistó con el presidente de la Real Academia. Estuvieron horas. Los académicos, muy rigurosos, se resistían a simplificar la fonología del castellano. Mi madre, más práctica, consultó al logopeda. El fracaso paterno es obvio. Las reglas de pronunciación se mantuvieron. Mi madre, por el contrario, conoció el éxito. Pronuncié San Pablo. Sin embargo, jamás dije potra. Ya era una yegua. No perdí el tiempo con el pasado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .