El alpinista

Aquel día Uglu Virtanen ascendía una montaña. Tras un pensamiento nevado, dejó de subir. La premonición de la cima lo había incomodado. Imaginaba dos alternativas. Llegar a la cima y seguir escalando. Lo que significaría que no era la cima. O llegar a la cima y parar. Lo que evidenciaría sus pronunciadas limitaciones como alpinista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .