La inercia

Mientras aireo el dormitorio
y sacudo las sábanas,
un no sé qué en mi zona de confort.
Si ante la comodidad,
pudiera despertar del momento
y sentir otra vida.
Doy la vuelta al colchón
y me topo con un somier viejo.
La manta es suave.
La almohada está mullidita.
Si ante la comodidad,
pudiera despertar del momento,
sería para dormir esa otra vida.
Me abrazo a la almohada
y abrazo mi zona de confort.
Soy de esos que deberían escribir
vida con be.
Soy de esos que se hacen la cama
a sí mismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .