El despegue

Las anécdotas habían perdido su inocencia. Debíamos vernos. Compré un billete de ida. Facturé. Antes de volar, te mandé un mensaje. Al parecer, fue excesivamente corto. Me detallaste todos los problemas de la brevedad en la respuesta más larga que jamás he recibido. Leí sólo el principio. Era suficiente. Me olvidé del equipaje. No subí al avión. Experimenté, con todo, un despegue alternativo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .