La innata

Echó las hojas secas, ya machacadas, en el vaso. Añadió agua, no cualquier agua, sino una que traía de la fuente más profunda del bosque. Removió el mejunje. Desenroscó, como si fuese una bombilla, la cabeza de la muñeca y, en su interior, derramó el líquido. Volvió a enroscar la cabeza y, a modo de cóctel, agitó la muñeca. Unas gotas, en forma de hilo, salieron por el cuello, pero fueron las menos. Arropó la muñeca con una camiseta. Se la llevó a sus brazos y, con un cuidado no exorbitante, le dio un azote. Con una precisión de reloj suizo, la muñeca empezó a llorar. El plástico, que ya no era plástico, respiraba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .