Algo así como un púgil

Escupió sin prestar atención a la sangre que enturbiaba su saliva. Se levantó. Recibió un par de ganchos y un tercero. Ante el siguiente golpe, pisó la lona. Luego cambié de canal. Jamás supe cómo acabó aquella jornada en la Bolsa de Nueva York.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .