Los pasos metálicos de nuestra retirada

La tormenta empantanaba la batalla. Lamíamos sangre y sudor. Oíamos el zumbido certero de sus flechas, la voz ronca de la muerte, los pasos metálicos de nuestra retirada. Nos pasmó, de súbito, una claridad cegadora y un ruido de ultratumba. Al abrir los ojos, su torre en llamas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .