El muerto

Aquel día Uglu Virtanen leía en el periódico su propia esquela. ¿Había fallecido? Eso parecía. Rápido se recompuso. Con determinación, decidió aprovechar su muerte para reorganizar su vida. Encuadernó sus vivencias por dificultad como si fueran crucigramas por resolver. Avanzó poco a poco en su resolución. Cuando ya no tuvo con qué matar el tiempo, se cuestionó si su ausencia era real. Debe serlo, zanjó. Debe serlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .