El carnicero

Aquel día Uglu Virtanen despachaba entusiasmo en la carnicería del barrio. Deshuesaba piezas de ternera y canturreaba su canción. Trituraba lo triturable y tocaba el alma intocado de sus clientes. Sus vecinos se extrañaban ante tal alarde de felicidad pues habían oído a Uglu Virtanen declararse vegetariano. Un vegetarianismo light, le recriminaban algunos. Uglu Virtanen se escudaba. Él no mezclaba su carrera profesional con su vida privada. Una de tantas bipolaridades del asalariado contemporáneo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .