El guitarrista

Aquel día Ernesto Julca observaba su guitarra. Había una pena instalada en ella. Una aflicción que se condensaba en cada arpegio. Cada sonido nacía siendo un cálculo errado. Esa balada dolida era el ataúd que reposaba en lo alto de un columpio. ¿Qué dedos sabrían juguetear con la Gibson Les Paul? ¿Quién sostendría la púa? Era septiembre. Ernesto Julca se marchaba. Su vieja Gibson lo sabía. Nadie podía evitar la lágrima sonora. Nadie la evitó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .