En la baldosa inesperada

Este tropiezo,
en la baldosa inesperada,
con una pierna desconocida,
es el nudo
de un viejo cuento.
Apenas nos conocemos
y ya nos sabemos la historia.
Pero oye,
a ninguno nos gusta
perseguir dragones,
comer perdices.
Ya es algo.
Sigamos bailando
pierna con pierna
y no nos alejemos
de la baldosa fortuita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .