Videojuegos

Antes de mi primera comunión, cuando no existía el anglicismo «friki», yo ya había compartido una botella de Grog con el capitán LeChuck en aguas de la isla Mêleè. A principios de los noventa, los piratas presumíamos de gráficos en 256 colores y ocultábamos una disquetera bajo el parche. Rumbo al efecto 2000, aquel océano pasaría de 8 a 32 bits. Era impresionante. Un navío había fondeado en el río Tajo y mi entusiasmo pronto se embarcaría. Sin embargo, justo cuando los videojuegos se popularizaron en Toledo, quedé en tierra por la Fender Stratocaster de Rosendo. Aquel año dejé crecer mi primera melena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .