La educación

Pensé que había hecho algo malo. ¿Me llevarían a un internado? Paré. ¿Cuántas monjas habría en un internado? Temblé. Mi crecimiento siguió en el bosque. Perseguí saltamontes hasta que aprendí a cazar. Llegó la adolescencia. El beso se hizo besuqueo. De pronto, sólo me sentía cómodo en la orilla, entre los matorrales, junto a la maleza y la cursilería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .