El profesor

Aquel día Uglu Virtanen realizaba un quiebro a las matemáticas ante la mirada perdida de los discentes perdidos. La majestuosa abstracción de sus demostraciones alcanzó tal grado que todos los alumnos se durmieron. Uglu Virtanen golpeó fuertemente la pizarra. Al instante, despertó la perspicacia dormida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .