Las chicharras son para dormir abrazados

Duermes con tu muslo sudado sobre mi ingle. Cuento hasta tres y hasta mil. Chicharras y la boca seca. No te despierto. Resoplo. Me levanto a beber. Cuando vuelvo, las chicharras han callado, tu muslo ha desaparecido. Cierro los párpados con fuerza, pero se me abren. Un grifo gotea y me evoca otro goteo, el de las sábanas empapadas, el de un flechazo que ha hecho agua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .